descripción blog



El rastreo es una forma de acercarnos a los animales con los que convivimos. Sus recorridos, sus esfuerzos para conseguir alimento, sus escaramuzas, el afán por la territorialidad, sus formas de aseo, hasta sus muestras de alegría. Todas sus actividades pueden quedar recogidas en cualquier elemento que haya tenido la oportunidad de ser testigo del comportamiento de la fauna. Esos testigos nos pueden revelar sus secretos: no sólo la especie que vieron, también qué estaba haciendo, qué motivaciones tenía, qué sabía hacer para satisfacerlas.

Para interpretar sus secretos necesitamos seguir aprendiendo siempre. Por supuesto, sobre la forma de sus patas, dientes, alas, huevos... todo lo referente a sus formas. Pero también son necesarias sus costumbres, y las excepciones a esas costumbres: cuando cambia el hábitat, las condiciones meteorológicas, el tipo de presencia humana...

Rastrear significa seguir aprendiendo.
Es una motivación más para consultar bibliografía, a otras personas, compartir salidas de campo, fotos, y, por supuesto, rastrear supone sorprenderse cuando descubres algo que no te esperabas, pero que las señales indican que sí, ¡ha pasado este animal por aquí!, ¡y ha hecho esto, no me lo puedo creer!

15 ene. 2013

TEJÓN (Meles meles)

Al ser un animal de buen tamaño y ampliamente distribuido, no es nada difícil encontrarnos con el rastro de un tejón. Además, se podría decir que sus huellas son probablemente las más fáciles de reconocer entre todas las huellas de nuestros mamíferos ibéricos. ¿Cómo diferenciarlas?

Delantera

Galope
Vayamos paso a paso:

El tejón, como el oso, es un animal plantígrado. Esto quiere decir que pisa apoyando toda la planta de sus miembros.

1. Marca cinco dedos, tanto en manos como en pies.
2. Tiene una grandes y poderosas uñas que casi siempre complementan la impresión de la huella.
3. La almohadilla principal es muy grande, y tiene forma casi rectangular.
4. En terrenos muy blandos puede llegar a marcar el talón en la impresión de las manos. Esto, junto a la longitud de las uñas, nos puede llevar a diferenciar fácilmente entre manos y pies. Las uñas más largas se corresponden con las manos, lo cual le permite excavar.
5. La forma más habitual de andar es el paso, y lo hace de manera que las huellas de las manos y las de los pies suelen quedar superpuestas, aunque también puede saltar, trotar y galopar.
6. El tamaño de la huella en las manos puede alcanzar los 8 cms de largo por unos 4 o 4,5 cms de ancho debido a la marca del talón y sus largas uñas, mientras que los pies difícilmente pasarán de los 5 cms de largo.
7. Además de las huellas, es muy fácil encontrarnos durante nuestros paseos por el monte pequeñas excavaciones rodeando un árbol o al borde de un camino, rellenas por varios excrementos que el tejón deposita alternando unos agujeros con otros.


Escucha al tejón

No hay comentarios:

Publicar un comentario